octubre 25, 2021

Cráneo aplanado y dentadura incompleta: restos óseos hallados en México permiten reconstruir la vida de un embajador maya

2 minutos de lectura

El análisis de los restos óseos de un dignatario de la civilización maya hallados en un sepulcro de casi 1.300 años de antigüedad ha permitido reconstruir la vida del difunto a partir de las deformaciones de su cráneo e incrustaciones dentales.

Durante las excavaciones en la localidad de El Palmar (estado de Campeche, México) cerca de la frontera con Guatemala y Belice, Los autores del trabajo descubrieron una escalinata adornada con jeroglíficos que antiguamente daba acceso a una plataforma para espectáculos ceremoniales.

Las inscripciones resultaron ser el testimonio del triunfo diplomático de Ajpach’ Waal, un ‘lakam’ o embajador abanderado encargado de portar el estandarte del gobernante local en las misiones diplomáticas a otras ciudades.

Los jeroglíficos revelaron que en junio de 726 d.C. Waal se encontró con el rey de Copán, que actualmente se corresponde con el departamento hondureño de Copán, a 500 kilómetros de distancia, y logró establecer una alianza entre ese gobernante y el rey de Calakmul, cerca del actual El Palmar.

Pese a no formar parte de la realeza, el emisario heredó tan importante cargo a través de su linaje paterno. Su elevado estatus social es confirmado por el hecho de haber ordenado la construcción de la plataforma, algo que solamente podían hacer personas de gran influencia.

Sepulcro intacto

Los investigadores hallaron intacto el sepulcro con los restos óseos del hombre, que habría muerto entre los 35 y 50 años de edad, y que estaba oculto en una pequeña bóveda bajo el piso de un templo colindante con la plataforma.

Diversos análisis mediante técnicas de radiocarbono, estratigrafía y tipología cerámica, sitúan la fecha del entierro en torno al año 726, cuando fue construida también la escalinata. Asimismo, la ubicación de la bóveda sugiere que el difunto era el dueño del templo y la plataforma.

Dolorosos ritos de la élite

Todos los dientes superiores frontales, incluidos ambos caninos, habían sido perforados para colocar implantes de jade y de pirita, un doloroso procedimiento que en la civilización maya se practicaba durante la pubertad y que simbolizaba la incorporación a la élite social.

Asimismo, el cráneo presenta un aplanamiento en la nuca, resultado del contacto prolongado con un objeto plano durante la infancia. Los mayas practicaban este tipo de modificación craneal, pues consideraban que tenía un efecto embellecedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.