diciembre 3, 2021

Vuelven los hombres a las labores del campo para sobrevivir

2 minutos de lectura

En los últimos años, el campo quintanarroense quedó prácticamente en el olvido. Pero ahora, cuando ciudades como Playa del Carmen y Cancún luchan día a día por mantener apenas a flote sus economías, el machete y el arado se han convertido en un refugio para miles que se quedaron sin ingresos.

En 2019, solo un año antes del impacto de la pandemia, 2 de cada 10 personas que se dedicaban a la producción del campo, en alguno de los municipios rurales, había enfundado el machete para buscar otras maneras menos trabajosas de ganarse la vida.

En números reales, solo de 2010 al 2019, 17 mil 419 personas abandonaron las labores de cultivo, ganadería y cacería, para un trabajo asalariado en restaurantes, hoteles y comercios que expenden productos y recuerdos para los millones de turistas que solían disfrutar del Caribe mexicano.

Sin embargo, tras desplomarse la actividad, aquellos que no pudieron emigrar con destino a otras entidades o permanecer en las ciudades en espera de tiempos mejores, no les quedó de otra más que regresar y practicar la herencia de sus abuelos: la tumba, roza y quema para producir alimentos.

El año pasado fueron 22 mil 904 personas las que se reincorporaron a las actividades agropecuarias en Quintana Roo, para hacer un total de 62 mil 639 familias dedicadas a esa actividad, según revelan los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esa cantidad representa un incremento del 57.6 por ciento, comparado con un año antes.

Ya varios ejidatarios están haciendo milpa, preparándose para la quema, porque están próximos a sembrar y pues sí, los jóvenes intentan apoyar a los papás para esos trabajos, muchos han venido de la Riviera Maya porque se quedaron sin trabajo”, platica Saul Che Uex, subdelegado de Naranjal Poniente, en el municipio de Felipe Carrillo Puerto.

Es así que la pandemia logró, en un año, lo que muchos padres y abuelos intentaron durante varios, que los más jóvenes volvieran al campo. De esa manera, por cada pérdida de manos que tuvo en 2019, ahora tiene tres más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.