diciembre 3, 2021

¿Cómo cuidar tu piel por el uso constante del cubrebocas?

2 minutos de lectura

El cubrebocas es un elemento básico para esta nueva normalidad. Sin embargo, su uso constante ha causado irritación, brotes de acné y algunos efectos de dermatitis. Ahora más que nunca es importante cuidar la piel, pues el uso de cubrebocas, junto con los cambios climáticos, puede causar molestias.

Para evitar que tu piel sufra aún más por el uso de este insumo de protección –que hasta el momento se desconoce cuándo podrá dejar de utilizarse–, te compartimos una serie de recomendaciones para que evites la aparición de brotes. 

UTILIZA CUBREBOCAS DE ALGODÓN O FIBRAS NATURALES: 

Al elegir un cubrebocas debemos de asegurarnos que la tela que lo compone sea lo suficientemente densa para captar las particulares virales y que al mismo tiempo permita que nuestra piel transpire. De no traer uno consigo, puedes colocarle un filtro entre las dos capas o bien conseguir uno que sea bicapa o tricapa. 

UTILIZA SHAMPOO FACIAL PARA LAVAR EL CUBREBOCAS. 

Es importante tener en cuenta que algunas pieles suelen ser sensibles a algunos jabones y detergente, por lo que se recomienda utilizar el shampoo que utilizas para tu rutina facial para lavar tu cubrebocas. 

Al hacerlo con cualquier otro jabón podrías alterar el PH de tu piel y causar irritación en algunas zonas, sobre todo si tienes al exceso de sebo. 

DESCANSA EL MAQUILLAJE. 

La piel tiene la capacidad para seleccionar las sustancias que atraviesan por sus distintas capas –epidermis, dermis, hipodermis– por lo que al utilizar maquillaje en la zona que proteges con el cubrebocas, bloqueas la permeabilidad del rostro provocando que los poros se tapen por lo que aumenta la posibilidad de que aparezcan brotes. 

AÑADE EL USO DE LOCIÓN Y SUEROS DOS VECES AL DÍA. 

Debido al uso continuo del cubrebocas, es indispensable aumentar el cuidado del rostro a lo lardo del día, por lo que es importante lavarlo antes de salir de casa, de ser posible puedes añadir una loción facial que sea fresca, libre de aceites y limpie a profundidad para así remover las impurezas de la piel. 

Posteriormente, hay que que hidratar el rostro con un suero ligero, libre de aceites y que haya sido desarrollado para aquellos cutis propensos al exceso de grasa. 

Fuente: Agencia Sapiens

Más historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.