octubre 28, 2021

¿Cómo tratar el estrés infantil?

3 minutos de lectura

Se suele pensar que el estrés es un padecimiento que, fundamentalmente afecta a los adultos debido a las presiones laborales, las deudas, las responsabilidades y el ritmo de vida contemporáneo. Pero pocas veces se presta la atención debida al estrés infantil, el cual muchas veces llega a ser peor para ellos debido a que no alcanzan a comprender muchas cosas y eso les provoca problemas en varios aspectos.


Irritabilidad, tristeza, llanto e impacto en su desempeño ya sea en la escuela, con amigos y su familia, son algunos síntomas que presentan los niños que tienen depresión infantil. Ese padecimiento tiene una prevalencia de dos a cinco por ciento y puede presentarse en pequeños desde los tres años de edad hasta la adolescencia y la adultez.

La sintomatología en un menor con depresión es practicarse cortadas en el cuerpo, no jugar ni reír, cambios en el apetito y en el estado de ánimo, en algunos casos ideas de minusvalía y sentirse menos que los demás, inútiles o culpables por algo, así como tener constantes peleas en la escuela.

También pueden expresar deseos de morir con frases como “ya no quiero estar aquí”, “para qué vivo aquí” o incluso, tener algún intento suicida. Ante esta situación, no se debe pasar por alto y lo más importante para prevenir este padecimiento es tener una buena comunicación entre padres e hijos y mantenerlos en observación constante.

Se suele pensar que el estrés es un padecimiento que, fundamentalmente afecta a los adultos debido a las presiones laborales, las deudas, las responsabilidades y el ritmo de vida contemporáneo. Pero pocas veces se presta la atención debida al estrés infantil, el cual muchas veces llega a ser peor para ellos debido a que no alcanzan a comprender muchas cosas y eso les provoca problemas en varios aspectos.

Los siguientes signos pueden ser indicativos de que un niño puede estar experimentando estrés:

Dolor de cabeza, resfriados frecuentes, dolor de cuello, irritabilidad creciente, tristeza, pánico o enojo, estar más inquieto de lo normal, problemas para relajarse o dormir, letargo o somnolencia, exceso de energía, retroceso en las conductas madurativas, hábitos como comerse las uñas o chuparse el dedo y problemas con sus compañeros.

¿Cómo ayudarlos?

  • Contacto físico: abrazarlos ayuda a que se relajen y acrecentar su autoestima.
  • Escucharlos: preguntarles cómo se sienten y qué les pasó durante el día.
  • Alentarlos: ayudarlos a encontrar algo que hagan bien y les genera gusto, además de decirles lo orgulloso que se siente de ellos. 
  • Ejercicio: la actividad física es una muy buena ayuda para sacar los sentimientos estresantes. 
  • Reír con ellos: esto ayuda al niño a ver el lado gracioso de las cosas.
  • Dieta balanceada: la comida chatarra produce sensación de estrés, por lo que hay que evitarla y darles una dieta adecuada.

Fuente: Agencia Sapiens

Más historias

3 minutos de lectura
2 minutos de lectura

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.