diciembre 3, 2021

Hábitos que afectan tu cerebro

2 minutos de lectura

El cerebro es uno de nuestros órganos más asombrosos e importantes. Todo lo que pensamos, decimos o hacemos se lo debemos a él, pero también muchas otras cosas de las que somos apenas conscientes como: soñar, sentir hambre, frío o felicidad. Sin embargo, rara vez nos detenemos a considerar de qué manera podemos cuidarlo o, peor aún, si estamos haciendo algo que lo dañe. Te preparamos una lista de diez hábitos bastante comunes que pueden ser realmente perjudiciales para tu cerebro.

1. No desayunar. Saltarse el desayuno obliga al cerebro a trabajar con las reservas después de un largo periodo sin alimentos, lo que a la larga puede ocasionarle daños permanentes.

2. Dormir pocas horas. Durante el sueño producimos mielina, material que protege y reestructura las células del sistema nervioso. Sin un descanso adecuado este proceso no es posible.

3. Dormir con la cabeza cubierta. Taparse la cabeza al dormir provoca que se acumule CO2 que puede ser muy nocivo para el cerebro si lo respiramos constantemente.

4. Exponerse a niveles de contaminación ambiental elevada. Nuestro cerebro también se alimenta de oxígeno, entre más contaminado esté el aire, menor será la cantidad de oxígeno disponible, ocasionando un rendimiento bajo.

5. Consumir demasiada azúcar. El alto consumo de azúcares interfiere con la absorción de proteínas y otros nutrimentos que, de este modo, no logran llegar al cerebro.

6. Comer en exceso. Continuar comiendo aún cuando ya estamos satisfechos puede endurecer las arterias cerebrales, lo que se traduce en una baja en las capacidades cognitivas.

7. Fumar. Casi todos sabemos que fumar afecta los pulmones, lo que nadie nos dice es que la nicotina presente en los cigarrillos también ocasiona que el cerebro se contraiga, lo que a la larga puede ocasionar Alzheimer.

8. Trabajar durante una enfermedad. Cuando el cuerpo está enfermo utiliza toda su energía en sanarse, por lo que la mente debe reposar. Si le exigimos a nuestro cerebro que trabaje lo estamos forzando y ocasionándole un daño.

9. No tener conversaciones estimulantes. Hablar solamente lo necesario puede ocasionar que algunas zonas del cerebro comiencen a deteriorarse. Hay que procurar tener conversaciones interesantes que nos hagan pensar e imaginar.

10. No estimular la creatividad. Las conexiones neuronales que se establecen con la creatividad necesitan reforzarse, pasar mucho tiempo realizando tareas mecánicas podría ocasionar que se dañaran o se perdieran.

Fuente: Agencia Sapiens

Más historias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.