enero 20, 2022

Protege tu contraseña de internet

2 minutos de lectura

La contraseña es, a menudo, lo único que se interpone entre un ciberdelincuente y los datos personales y financieros del usuario, por ello son en la actualidad uno de los principales objetivos de sus prácticas criminales.

La compañía de ciberseguridad ESET ha recopilado cuáles son las cinco técnicas más extendidas que utilizan los cibercriminales para hacerse con las contraseñas de acceso de las personas a sus cuentas.

PHISHING’ E INGENIERÍA SOCIAL

La técnica de ataque más utilizada aprovecha la tendencia del ser humano a tomar decisiones equivocadas, en especial cuando deciden de forma apresurada. Los ciberdelincuentes se aprovechan de estas debilidades mediante la ingeniería social, un truco de estafa psicológica diseñado para lograr que las personas hagan algo que no deberían.

Estos correos electrónicos o textos parecerán auténticos, pero incluyen un enlace o un archivo adjunto malicioso que, si se pulsa, descargará ‘malware’ o llevará a una página para facilitar los datos personales.

MALWARE

Otra forma popular de hacerse con contraseñas es a través del ‘malware’ o programa malicioso. Los correos electrónicos de ‘phishing’ son un vector principal para este tipo de ataque, aunque también se puede ser víctima al hacer clic en un anuncio malicioso (‘malvertising’), o incluso al visitar un sitio web comprometido (‘drive-by-download’).

Existen diversas variedades de ‘malware’ para robar información, pero algunas de las más comunes están diseñadas para registrar las teclas que el usuario pulsa en el teclado o hacer capturas de pantalla del dispositivo y enviarlas a los atacantes.

ADIVINANZAS

Aunque los ciberdelincuentes disponen de herramientas automatizadas para forzar la deducción de las contraseñas, a veces ni siquiera son necesarias: incluso las simples conjeturas -en contraposición al enfoque más sistemático utilizado en los ataques de fuerza bruta- pueden lograr el objetivo.

La contraseña más común de 2020 fue ‘123456’, seguida de ‘123456789’. En el cuarto puesto se encuentra la propia palabra ‘password’, contraseña en inglés.

Fuente: Agencia Sapiens

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede que te hayas perdido

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.